Ir a inicio AVPAP-EHLMPE

ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN 2010 Y PROPUESTAS DE SOLUCIÓN

Informe elaborado por la Asociación Vasca de Pediatría de Atención Primaria

Octubre 2010

SITUACIÓN ACTUAL Y COMPARATIVO CON EL ANÁLISIS EFECTUADO EN 2007

 

COMARCA

PLAZAS 2007

VACANTES 2007

PLAZAS 2010

VACANTES 2010

ARABA

33

11

39

6

GIP. ESTE

52

4

55

4

GIP. OESTE

36

2

40

13

BILBAO

34

2

43

3

ENKARTERRI

39

1

41

0

INTERIOR

38

2

42

2

URIBE COSTA

28

2

30

5

TOTAL

255

24 (9,4%)

290

33 (11,3%)

 

Plazas con exceso de Tarjetas Individuales Sanitarias (TIS): déficit total 33+20=53 (18%)

COMARCA

PLAZAS >1400 TIS

DEFICIT

PLAZAS >1200 TIS

DEFICIT

TOTAL DEFICIT

ARABA

0

 

1

1

0

GIPUZKOA ESTE

2

2:2=1

19

19:3=6

7

GIPUZKOA OESTE

6

6:2=3

9

9:3=3

6

BILBAO

2

2:2=1

4

4:3=1

2

ENKARTERRI

0

 

6

6:3=2

2

INTERIOR

1

 

4

5:3=2

2

URIBE COSTA

1

 

1

2:3=1

1

TOTAL

12

 

44

56

20

 

Próximas jubilaciones: Necesidades futuras de pediatras

EDAD

>65

60-65

55-60

Nº de PEDIATRAS

10

28

58

NECESIDADES AL FINAL 2010

53 + 10 = 63 (25%)

 

 

NECESIDADES AL FINAL 2015

 

63 +28= 91 (35.%)

 

NECESIDADES AL FINAL DE 2020

 

 

91 + 58= 150 (60%)

 

INTRODUCCIÓN

Del análisis efectuado en 2007 al actual ha aumentado el déficit de pediatras (de 9,4 a 11,3%). Teniendo en cuenta, que por cada 2 plazas con más de 1400 TISes y por cada 3 de más de 1200 TISes tendría que haber una plaza más de pediatra, ese déficit aumentaría al 18%, a esto hay que sumar las próximas jubilaciones, con lo que a final de año el deficit sería del 25%. Esto quiere decir que en 3 años hemos pasado de un déficit del 10% al 25%. Si no se remedia la situación en 5 años pasaremos a un déficit del 35% y en 10 a un déficit del 60%. Incluso hay que tener en cuenta que todos estos datos son exclusivamente de los pediatras de atención primaria a los que habría que sumar los pediatras hospitalarios.

Este déficit de pediatras era conocido por las autoridades sanitarias hace muchos años. Un análisis de la situación asistencial pediátrica efectuado por J. Ruiz-Canela y F. Malmierca en 2005, estimaba que el déficit de pediatras en aquel año era de 570 en atención primaria y 138 a nivel hospitalario (1) .

Actualmente, en España, el niño es atendido en atención primaria por pediatras (PAP). Este sistema, según un reciente informe es el vigente en un 24% de los países europeos, un 41% los niños son atendidos por médicos de familia y en un 35% tienen un sistema mixto o combinado. Los datos que aportan en este estudio son en función de la forma de ofertar los servicios por los sistemas sanitarios y reconocen que son más los niños atendidos por pediatras en Europa. Citan, por ejemplo, el caso de Portugal en el que la asistencia es prestada teóricamente por médicos de familia (MF), pero en realidad muchos niños son atendidos por pediatras privados (2). Lo mismo sucede en los países donde la asistencia médica es privada y las posibilidades de elección son mayores como ocurre en Estados Unidos de América, allí son cada vez más las familias que optan por la asistencia por pediatras en detrimento de los médicos de familia (3-4) .

Hace 8 años Katz y colaboradores (5) publicaron un análisis sobre la situación de los cuidados a los niños en atención primaria y encontraron el modelo de atención por PAP más coste/efectivo, ya que implica menos recursos, es más acorde con las particulares necesidades de los niños y disminuye las hospitalizaciones. Unas conclusiones similares se obtienen en un estudio basado en la evidencia que compara la atención infantil ofrecida por médicos de familia o por pediatras (6) . Según este estudio, en países desarrollados, la atención pediátrica en manos de PAP presenta un mejor cumplimiento de los programas de vacunación y de las recomendaciones de las guias de práctica clínica en enfermedades de elevada incidencia y prevalencia en comparación con los MF. En vista de ello, se recomienda mantener la figura del PAP en atención primaria y reforzar su función específica como primer punto de contacto con el sistema sanitario. La misma opinión es expresada en un editoral de la revista oficial de la Asociación Española de Pediatría, donde se afirma que “Los niños y adolescentes españoles tienen el derecho a ser atendidos siempre por pediatras y no se puede permitir que otros titulados puedan ocupar puestos de pediatras para los que no cuentan con los conocimientos suficientes” (7) .

•  Ruiz-Canela Cáceres J y Malmierca Sánchez F. Necesidades de pediatras de Atención Primaria. Rev Pediatr Aten Primaria. 2005;7 Supl 1:S 145-155

•  Esso van D, Torso del S, Hadjipanayis A, River A, Jaeger-Roman E, Wettergren B and cols. Paediatric prymary care in Europe : variation between countries. Arch Dis Child 2010;95:791-795.

•  Freed GL, Nahra TA y Wheeler JRC. Which Physicians are Providing Health Care to America´s Children? Trends and Changes During the Past 20 Years. Arch Pediatr Adolesc Med. 2004;158:22-26.

•  Ferris TG, Saglam D, Stattford RS y cols. Changes in the daily practice of primary care for children. Arch Pediatr Adolesc Med.1998;152:227-233.

•  Katz M, Rubino A, Collier J, Rosen J y Ehrich JHH. Demography of Pediatric Primary Care in Europe :Delivery of Care and Training. Pediatrics 2002;109;788-796.

•  Buñuel Álvarez JC, García Vera C, González Rodríguez MP, Aparicio Rodrigo M, Barroso Espadero D, Cortés Marina RB, et-al. ¿Qué profesional médico es el más adecuado para impartir cuidados en salud a niños en Atención Primaria en países desarrollados?. Revisión sistemática. Rev Pediatr Aten Primaria. 2010; 12(Supl 18):9-72.

•  Labay Matías M. Pediatría, ciudadanos y políticos. An Pediatr (Barc) 2010 73:67-69.

PROPUESTAS DE SOLUCIÓN:

1- AUMENTO DE FORMACION DE PEDIATRAS

Para tratar de solucionar el problema desde su origen es preciso el aumento de las plazas de Medicina en la Universidad y una mayor oferta de especialistas en Pediatría en las convocatorias para Médicos Internos y Residentes (MIR).

2- ATRACCION DE PEDIATRAS

Para paliar temporalmente el actual déficit, se debería plantear la posibilidad traer pediatras de otras comunidades o del extranjero. Con respecto a los pediatras de países extracomunitarios habría que estimar  previamente las necesidades más inmediatas y  facilitar  el proceso de  homologación del título de médico y de especialista tras su acreditación mediante la realización de las pruebas que acrediten su capacitación.

3- REORGANIZACIÓN DE LA OFERTA PEDIÁTRICA

Hasta que se consiga contar con nuevos profesionales la opción más sensata debe ser realizar una reorganización para, con los medios que tenemos actualmente, tratar de ofrecer la mejor atención posible a nuestros niños. Para ello proponemos:

- Reorganización de los horarios , primando la atención de 8 a 15 h, con atención de 15 a 17 horas para urgencias y en puntos centralizados. La atención urgente del niño a partir de las 17 horas en los PAC (eliminando los horarios deslizantes, partidos y de tarde).

- Reorganización del lugar de atención realizando concentración de pediatras en centros mayores, con lo que se mejora, la posibilidad de autosustitución y se favorece la formación, docencia e investigación aunque implique algún pequeño desplazamiento de los usuarios.

- Facilitar la permanencia de los mayores de 65 años , reduciendo cupos a la mitad (400 TISes), con un salario adecuado.

  - Premiar voluntariedad y evitar obligatoriedad. Ofrecer prolongaciones de jornada voluntarias y adecuadamente remuneradas, igual que se realiza en los hospitales, para el exceso de demanda, listas de espera y atención urgente de 15 a 17 horas.

- Fomentar los autocuidados y responsabilidad del usuario de su propia salud por medio de campañas divulgativas.

- Evitar duplicidades : revisiones de Salud Escolar y Pediatría, consultas de Urgencias/PAC/Ped.

- Adecuar la cartera de servicios: en función de los ratios TISes/pediatra.

4- ENFERMERIA PEDIATRICA

La participación de la enfermera en los cuidados en coordinación con el pediatra es esencial. Se precisa enfermería específica de pediatría con relación 1/1 para cada cupo de pediatría. E nfermería pediátrica con formación y reconocimiento específicos y las siguientes funciones:

- apoyo del programa de salud infantil de forma coordinada con el pediatra.

- colaboración en las enfermedades crónicas (asma, obesidad, prematuridad, discapacidad). Realización de espirometrías, control pondero-estatural, consejos de alimentación y cuidados en base a protocolos consensuados con pediatría.

- demanda de enfermería pediátrica para determinados motivos de consulta (puericultura)

- triaje de exceso de demanda pediátrica (“urgentes” o pacientes sin cita), igualmente, en base a protocolos consensuados con pediatría.

- en el caso de que no hubiera enfermeras suficientes enfermeras se podría replantear la figura de la auxiliar de clínica que libere al pediatra de labores burocráticas, de explicaciones rutinarias, recogida de muestras, tiras de orina, etc.

5- PARTICIPACION DE LOS PROFESIONALES EN LA SOLUCIÓN DEL PROBLEMA

Consideramos que es preciso contar con la colaboración de las sociedades pediátricas (Asociación Vasca de Pediatría de Atención Primaria, Sociedad Vasco-Navarra de Pediatría, Asociación Española de Pediatría de Atención Primaira y Asociación Española de Pediatría) para el análisis y resolución de los problemas expuestos.

 

Donostia, 20 de octubre de 2010